miércoles, 21 de junio de 2017

Hacer de un hobby una profesión

Ya no queda nadie por despedir. Tú a lo mejor, pero pocos más. Piénsalo

Se me acaba el público objetivo. Jolines. Con lo que me gusta a mí el tema Laboral. Y lo bien que se me da, y lo que me cunde. Pero ya no queda nadie por despedir. O muy poquitos. Es así. Y hay que espabilarse

Leo cienes y cienes de artículos sobre salidas laborales que aconsejan el emprendimiento como solución a todos los males, es decir el autoempleo, es decir lo de ser autónomo-chungo pero con nombre molón "emprendedor", pues he revisado mi vida a ver qué hobbys tengo que pueda convertir en profesión.

Me encanta la recuperación de muebles, el DIY, el decoupage...  pero no me veo la verdad todo el día entre colas y barnices... es chulo porque es un ratito.. 

A mi me gusta el Derecho. Me gusta mi profesión. Me gusta ayudar y no quiero cambiar, ni retirarme al campo a criar vacas (son tan monas, mamá!)  y recoger perros abandonados (sí, si por favor, muchos perros!!!), como me sugiere mi hija.

Y he pensado, pues ya está! Chicaaaaaaaaaa, si a mí de lo que más experiencia tengo es en esto de las relaciones, que me ha cundido la vida, pero a puñaos,... y se me ha hecho la luz! Esto de lo que yo sé, de lo que más he practicado, de lo que más he aprendido, reído y llorado. De mis relaciones! 

imagen: lovevisualmarketing.com
(Si está protegida avisa y la quito)

Pues ya llevo un tiempo llevando,  chatatachán-chán!!!!.... temas de familia!!!

Que esto de creer en el amor y que te salga rana, es un pozo sin fondo de negocio. No falla.
 

La verdad es que es muy gratificante poder ayudar, poner paz, bajar el tono, y llegar a acuerdos en casos que parecía imposible.

También confieso que con mucha frecuencia ves la parte más chunga, soez, cicatera, más.... humana (?) de las personas. 

Estadísticamente hasta la fecha tengo la fortuna de encontrarme con la siguiente situación:  que  el uno o la otra entran con las uñas sacadas del "porsiacaso" pero consigues (como abogado o mediadora o persona que sabe de lo que va esto) eliminar esos primeros temores, pues todo va sobre ruedas por el bien de lo que más importa, los hijos si los hay y en cualquier caso la propia honestidad. Eso por supuesto sin el compañero (a) contrario también es una persona humana normal y decente. Cuando no.... pues ya te lo contaré en otra ocasión...

Y ves cosas, y las analizas, y concluyes en que hay buenas personas que pasan malos momentos, y malas personas que en malos momentos sacan pues lo que hay, y lo que hay es un fondo de barro hediondo y putrefacto. Y cuanto más rascas, más mierda sacas. Porque como me dijo a mí una vez una clienta: al final todo es dinero.

Con dos cojones

Ya te iré contando. Que tengo anécdotas para aburrir y no todas son divertidas


jueves, 2 de febrero de 2017

Mencanta II: Bimba Bosé y el cáncer ¿Realmente hay que luchar?

Llevo unas semanas que voy de serendipia en serendipia (qué fina me he vuelto y tal) de sorpresa agradable en sorpresa agradable.... La última conocer a Montserrat Benavides, a la que te invito a conocer, y a la que dedicaré una entrada porque el descubrimiento lo merece. Ya verás!
Pero hoy el tema es otro, y dice algo así como (ejem, ejem carraspeo y me aclaro la voz y la tecla...)

Ya sé, ya sé que las opiniones que nos gustan son las que nos complacen, las que son acordes a las nuestras, pero chica, qué alivio que alguien con autoridad moral, académica o vivencial ponga palabras a lo que una siente, y lo que siento, es que en temas de enfermedades en general y del puto cáncer en particular, las frases de "se dejó vencer" "no quiso luchar" "se cansó de luchar".... son un horror porque acaban culpabilizando a la persona de que si no supera la enfermedad es por laxa, por cobarde, porque se rindió y no lucho.

Mi "M'encanta" es para este artículo de Mirian Algueró en la web de oncología integrativa.  Gracias!

  AQUÍ EL ARTÍCULO EN LA WEB

Foto: la voz de Galicia


Sobre Bimba Bosé y el cáncer, ¿realmente hay que luchar?

Por Miriam Algueró23 enero, 2017


Hoy falleció Bimba Bosé. En la Asociación de Oncología Integrativa nos dolió mucho su muerte. La conocimos indirectamente cuándo nos apoyó en nuestros inicios, creando una bolsa con un precioso mensaje: “hasta una madre necesita una madre”.

Esta sencilla frase resume la esencia de lo que siente una mujer joven con cáncer. Cuando eres madre, con hijos pequeños, y sufres esta enfermedad, necesitas a una madre que te cuide. Puede ser tu madre o puede ser otra persona que ejerza este rol. Pero todos necesitamos ser cuidados y amados. Aunque no estemos enfermos. Pero si lo estamos, lo necesitamos todavía más.

En Internet se repiten los mismos mensajes: “Bimba fue una luchadora”, “Bimba fue una guerrera”, “Bimba fue valiente”, etc.

Estas palabras son las que se dicen a los pacientes cada vez que se diagnóstica un cáncer en nuestro país. “Tienes que ser fuerte” .”Tienes que luchar”. “Sé valiente”. “No te rindas”.

Pues no señores, no estamos de acuerdo. El cáncer no se trata de luchar, el cáncer se trata de entender qué es lo que no funciona en tu vida.

El cáncer es una enfermedad que en mayor o menor medida, pone el freno de mano a tu vida. Si estás trabajando necesitas cogerte una baja laboral. Te obliga a dejar de hacer las cosas que hacías a diario y pasar a hacer cosas nuevas: hacer ejercicio, cuidar más tu alimentación, dedicarte tiempo a ti mismo, hacer ejercicio, mimarte, organizar tu vida para tener distintas parcelas cubiertas y contar con la ayuda de los seres queridos que te rodean y que pueden echarte una mano, etc.

El cáncer te da tiempo para revisar tu vida y entender qué es lo que no funciona. Para separar el grano de la paja: lo que te hace feliz de lo que no te hace feliz. De ver si estás viviendo en coherencia con tu auténtica forma de ser.

Todos, y cuando digo todos me refiero a todos (no sólo a los pacientes oncológicos si no también el resto de ciudadanos), deberíamos hacer revisión de nuestras vidas al menos una vez al año.

Reflexionar en qué punto estamos, si realmente la vida que llevamos y como la estamos viviendo nos hace feliz. Y si la respuesta es no, plantearnos qué pequeños cambios podemos hacer en nuestro día a día para vivir la vida con mayor plenitud, para acostarnos sintiendo que hemos aprovechado el día, que hemos vivido el día, que hemos sentido a la vida. Que, como dice mi querido Mariano Villa, hemos vivido cada día a lo ancho.

El cáncer no se trata de ser valientes, ni de luchar, ni de vencer. Porque donde hay valientes hay cobardes, donde hay vencedores a vencidos, y donde alguien lucha alguien pierde.

El cáncer se trata de amar y permitirse ser amado. De escuchar a nuestro corazón. De recuperar viejas aficiones que nos hacían sentir vivos. De retomar el contacto con personas que aportaban valor a nuestra vida. De volver a sentir, de volver a vivir, de volver a vibrar, de volver a ser felices.

Y como despedida te hago una pregunta ¿qué haces tú a diario para ser feliz?

martes, 20 de diciembre de 2016

Las personas ciegas y sordas no podrán casarse

sin autorización médica previa

   Noticia publicada hoy en el diario Levante-EMV que puedes leer entera aquí

   Profesionalmente no me he parado a valorar la modificación del Código Civil, así que no opinaré, más allá de la primera impresión que ha sido quémeestascontando?

   A nivel de personita, he pensado lo mismo que tú acabas de pensar. Qué a buenas horas mangas verdes!

   Sin arrepentimiento, con agradecimiento y acento en lo positivo, pero ciega y sorda y muda en términos no literales en grado supino, que yo por no dudar de mis capacidades intelectuales, he decidido creer que yo aprendo, crezco, me elevo..... a base de descubrimientos tralarí, del jodido no hay mal que por bien no venga  tralará y de epifanías y serendipias. Lo que se dice a base de ostias.


   Hace unos años en que tropecé, con un personaje de cuyo nombre no quiero acordarme, que mi tres pilares (Fer, Manu y David) me juraron lealtad y la promesa de que si el tema no acababa, uno lo medio atontaba cantándole fados, el otro lo remataba con un golpe de artes marciales y el tercero certificaba su defunción que para eso ha estudiado. Y sé que llegado el caso, también hubieran certificado de mi incapacidad por ciega y sorda que no quiere oir. El azar, la suerte, quiso que aquella aberración no fuera a más y no se precisó de sus servicios, pero ojalá los hubiera tenido en otros momentos de mi vida. Sus quiero

   Eres ciego cuando no eres capaz de ver lo que hay, sordo cuando no escuchas lo que oyes, y cuando ignoras lo que oyes. Pero tengo suerte, y siempre sucede algo que te abre los ojos, pero oye, escucha, que también fue casualidad (dicen) lo de la manzana y Newton o la penicilina y Fleming.

   Así que bien pensado, tuve la suerte en aquella ocasión en que mi Staphylococo y yo coincidimos a la vuelta del trabajo, y más boba yo, "oso" buscar desahogo y me quejo del día terrible que había tenido. A lo que mi Estafi, como es habitual, me responde con su ya tradicional "yo más" y me lanza una retahíla de lamentos "nomedigasna! queyovengomasjodido porqueblablablablablabla blabla blablabla bla, y ENCIMA ME TENGO QUE IR ESTE MIÉRCOLES A SEVILLA!"

   Y en este reguero de lamentaciones sin consuelo que van subiendo el tono y el cabreo porque yametocaloscojonesporquetutecreesqueblabla y mil cosas más, que nos cruzamos con una vecina, y mi Estafilo, de repente, interrumpe sus amargos lamentos, pone los brazos como si acabará de terminar una sevillana y le grita enchido de alegría, orgullo y satisfacción: "MARIA JESUS QUE ME VOY A SEVILLA!!! (le faltó gritar OLEEEEEEEEEEE)

   Como te lo cuento.

   Se me cayó la manzana, la probeta, la venda y se me hizo la luz. No es aquello de la vida y el cristal con que se mire, es que Sevilla tiene un color especial y a mí me había tocado los pasos de semana santa, todos para mí, para su santa. Yo. No me llames flower, llámame bag, punching bag


viernes, 16 de diciembre de 2016

Mencanta cabrona: Las mamás del whatsapp

   Hay relatos, historias, monólogos, tuits que me gustan porque son capaces de poner sustativo y mucho adjetivo a lo que pienso o lo que siento pero no he sido capaz de expresar. 
   Dicho de otro modo, que me han fusilado la idea (forma y fondo) por una cuestión meramente cronológica porque no te quepa duda que yo lo hubiera podido escribir igual de bien U mejor! Sirva este "me vengo arriba" por la rabia y envidia que estos descubrimientos me generan. Envidia, envidia, de la mala, de entrecerrar los ojos y pensar ojalá te pique la nariz y no te puedas rascar; o sí, sí muy "guai" pero te deben de oler los pies mogollón, porque no puede ser que seas guapa, lista y escribas bien cabrona.  Envidia de la buena, no existe. Puede haber admiración, pero si envidias deseas que le atropelle una bicicleta justo en el segundo antes de que le dé al botón publicar. Si lo sabré yo.

   Así que voy a fusilar, que no plagiar, todo lo que he leído por ahí que me encanta y que insisto, era cuestión de tiempo que lo escribiera yo. ¿Creo que ha quedado clarito, no?

   Compartiré relatos del blog de mi admirada envidiada Fani Grande, de Angeles Caso sin dudarlo, Elvira Lindo, y todo lo que pille en internet y sienta que me lo han robado porque es míooooooooo 
   Y si tuviera que elegir un relato para iniciar esta serie de gente genial (que seguro que tiene ciática, caspa o hemorroides) empiezo por este, con tuit que me viene que ni al pelo y con el que me estuve riendo una semana (pero por dentro con la rabia que insufla la envidia, eh?):

***EL WHATSAPP DE LAS MAMAS DE CLASE***
Publicado, según dice san google en La Vanguardia el 16/1/16 por Cristina Gutiérrez Lestón
(Os ruego que si me equivoco me corrijáis)
   En un asilo preguntaron a los ancianos de qué se arrepentían. La respuesta más repetida fue haber hecho más lo que se esperaba de mí en vez de lo que yo pensaba que tenía que hacer.

   A las 6.28 h de la mañana y suena el WhatsApp del grupo de clase, una madre explica que su hijo tiene fiebre y pregunta si alguien más está enfermo.

   No entiendo el objetivo de la consulta, y menos a esas horas. A la 1.12 h de la noche, otra pregunta: si llevarán cantimplora o botella de agua a la excursión del día siguiente. Si todos los niños van igual, dice que se quedará más tranquila. Necesita seguridad, que alguien le diga cantimplora para llevar cantimplora. Parece ser que lo que opinen o hagan los demás nos ocupa más que hacer una simple pregunta: “Hijo, ¿tú qué quieres llevar, botella o cantimplora?”.

   Mensajes banales, inacabables felicitaciones, consultas triviales sobre dónde comprar algo… es como si no tuviéramos amigas a quien preguntar o familia que nos felicite. ¿O tal vez es que ­necesitamos reconocimiento y sentirnos prota­gonistas?

   Los mensajes para conseguir los deberes del día muestran la sobreprotección que hay detrás, y cómo estamos enseñando a nuestros hijos una útil habilidad: la irresponsabilidad. Y algo tan dulce como un cumpleaños de un niño de cinco años se convierte en generador de desavenencias y malestar, pues es obligatorio invitar al conjunto de la clase, lo cual provoca perplejas situaciones.

   Las madres me dicen que el grupo es una ­pesadilla y detecto miedo cuando les pregunto por qué no se van. “Porque me criticarán”, “porque es como salirte de la clase”. Ya, pero es que a la clase van vuestros hijos, no vosotras. Atrevámonos a decir lo que pensamos y regalémonos una cuestión, qué querríamos contestar cuando seamos ancianos y nos pregunten: ¿de qué te arrepientes?

Y aquí el genial Tuit:


miércoles, 14 de diciembre de 2016

Pastillas de colores

   Paso con frecuencia por una plaza principal de esta ciudad y vengo observando la evolución de unos locales comerciales, entre sorpresa y cierta envidia por esa capacidad de adaptación a las circunstancias micro y macro económicas. Qué ojo tienen, de verdad.

   Me explico:

   En los bajos de este céntrico edificio se ubicó en su día un despacho de abogados con un nombre que suena algo como "Le mutrua de la putrufuá" Publicidad, octavillas y lo que hiciera falta. No era UN despacho, era EL despacho, con tufillo evidente a franquicia pero que no tiene porque ser apriori malo.

   Al poco tiempo lo que era uno, se convierte en dos: Bajo derecha según miras, al que llamaremos A, el despacho de  Leputurru de lefuasuflé y bajo izquierda, que llamaremos B: una clínica estética, con su logo, su publicidad en autobuses, radio y prensa. Qué tiempos aquellos que todos eramos ricos y vivíamos por encima de nuestras posibilidades!

   Se pincha la burbuja, volvemos a ser pobres y como el oro es el valor refugio en tiempos de crisis, pues nada..... el local A, ahora es compartido por una casa de compraventa de oro. Local al que llamaremos AA.

   Se nos pasa la llorera de la crisis, y como las ganas de follar no nos la quita nadie que para eso es gratis,  y la vida sigue, y tu quieres que siga y quieres formar una familia pero ya te ha pillado en esa edad imprecisa entre que: acabas de estudiar, haces el master, te vas a Alemania a trabajar de electricista (por seguir con la tradición de tu tio paterno Julián, no creas) vuelves, te hacen un contrato de tres meses en el Mc Donalds y a nada que te entra la vena de tener niños ya tienes los óvulos y/o espermatozoides chuchurrios y necesitas ayuda profesional. 

   Pues bien, en el local antes A, ahora 1/2A y 1/2AA que donde caben dos caben tres, se abre una clínica de fertilidad. Local AAA.

   Clínica que tiene su logo, su publicidad, su todo. Nada que criticar mientras no sea el mismo personal el que igual te tramita un desahucio que te tasa los anillos que te insemina.... 


   Creías que me había olvidado de la zona B? noooooo
En la zona B, acaban de abrir... chantatachan-chan-chan.......... UNA CLINICA PSICOLÓGICA!!!


   Preciso que tanto AAA como BB siguen funcionando y abiertos al público.

   En este último negocio ya me he perdido.
  Algo pasa que no acabo de atinar como para que la misma persona que discurre sobre la conveniencia de abrir un determinado negocio en según que momento, ahora valore la conveniencia de hacer una inversión económica, que estimo importante, para abrir este nuevo servicio, o a lo mejor, el "ideitas feber" ha pensado que se necesita una meca de las peregrinaciones cuando no hay solución legal de tus problemas, el oro de la abuela que te dejó en herencia era de mala calidad, follas poco y mal y encima no hay forma de quitarte los quilos de más..... si no, no me explico el porqué de este negocio en este momento.

   Que muchos andamos mal de la pelota lo tengo claro, la vida no acompaña (no sé si es la vida o como nos la tomamos) y viene bien, según mi criterio el de vez en cuando pedir ayuda  para tener las herramientas para poder esta vida arrastrar. Y por supuesto consultar a un profesional siempre es preferible a buscar soluciones en internet o en manuales de autoayuda por bienintencionados que sean. Esa es mi opinión. 

   Pero una cosa son las circunstancias, y otra querida mía, la química, y el cuerpecito humano y sus sustancias. Que digo yo que debe ser que igual que te sube el colesterol o te baja el hierro puede ser que necesites que alguien te empuje la serotonina. Porque puedes tener mucha voluntad para afrontar el día a día, pero no todo lo puede la intención ni las ganas, que igual que una no se cura un cáncer por desearlo (y aprovecho para despreciar esta literatura dañina y culpabilizadora) en ocasiones no hay grandes retos ni dramas, ni traumas que afrontar pero el cuerpo dice que no, que no puede ya más, que sí, que tendrás salud, amor, y cuatro duros para gastar, pero que a él que le cuentas, que no puede más. Y te abandona

   Y como tu no estás para parar, con la que cae,  te vas a la farmacia consciente de que lo tuyo no precisa de grandes diagnósticos médicos y la única pretensión es te vendan vitaminas o un "algo" legal, y sales con una caja de pastillas de color rosa.

   Ya te dice el prospecto que lo que te vas a tomar también lo tiene el chocolate, pero no cabe duda que la pastilla rosa te va a hacer más efecto porque te ha costado 14 euracos.

   Una pastilla rosa. Podría haber sido blanca, pero no, es Rosa. Y viene en una caja rosa.

   Porque la azul es para otro tipo de incapacidad. Y es azul

   Yo le veo toda la intencionalidad del mundo y a qué publico va dirigida principalmente la pastilla, por mucho que en el anuncio salga un dibujo animado de un señor bajando las escaleras de lo que parece una casa en el Village neoyorkino. Las que no podemos con nuestra alma, y llegar a todo, y nos sentimos culpables por ello somos nosotras, las mujeres. Permíteme que generalice que para eso es mi blog y si no te gusta te vas del pueblo. 

   Las nuevas enfermedades del siglo: los transtornos de ansiedad, la depresión... eso leo en artículos como este. Y si eres mujer que vives por estos lares, más. 

  Pues si que va a ser este un nuevo nicho de mercado a explotar, querida emprendedora. Yo doy ideas...






miércoles, 7 de diciembre de 2016

Ya puedo con mi vida

 
 Es que no podía. De verdad. Mira que me esfuerzo y tengo cualidades para ver la parte positiva de las cosas, e incluso,  para ir un poco más allá, sacarle punta y que acabe siendo una situación cómica, pero es que llevo una temporada que no levanto cabeza. Ni puta gracia me hacía la vida y sus aconteceres. 

 
   Y así no se puede estar. Hasta un sarpullido me salió y un noséqué cutáneo que como vino se fue, cuando también me lo tomé a risa y dejé de fregar los platos. Ya te explicaré....


   En este "impas" he descubierto el DIY (Do it yourself, si eres divina de la muerte, si no también se le llama hacer manualidades) 

   Una trampa mortal. Ya he avisado. No entres que luego no se sale.

   Tu empiezas pintando cajitas de los chinos, luego ya las compras en tiendas especializadas y  subes un escalón más y te metes en el "decoupage"  para acabar buscando muebles en los contenedores de basura, siempre con la colaboración necesaria de tu hija que te grita desde el asiento trasero del coche: " Mamá creo que he visto una silla en aquél contenedor!!!" Y tu frenas de golpe, y pones los cuatro intermitentes en medio de la calle, porque no puedes dejar UNA SILLA desamparada y que te pueda acabar ROBANDO alguien. 

   Así que cargas la silla al coche, y la mesilla, y el perchero, y la estantería y....... pero ojito, que  esto no se llama síndrome de diógenes, que va! esto es una moda cool  y que te lleva de cabeza a engancharte a la droga dura de los sistemas anticarcoma y  la "pintura a la tiza" o Chalky paint a lo fino dicho, (que no necesita imprimación previa) y compites en redes sociales para ver quien ha "salvado" de la basura el mueble más sorprendente y/o ha hecho la recuperación más asombrosa,y entre vitores y aplausos de personas que no conoces y con las que te une la misma drogadicción,  ya te crees la restauradora jefe del Museo del Prado y eres feliz viviendo en ese submundo del Pinterest y sus tableros.

   Y como todo lo que hago lo hago con interés, dedicación y vocación, siempre hay quien medio en broma te dice aquello de "mira qué si pudieras vivir de esto!" porque el mundo del "emprendimiento" sobre papel, está lleno de casos de personas que han acabado siendo grandes empresarios y comenzaron destilando licor en el garaje de su casa, o pintores, o jardineros, o amantes de la pelota vasca que han triunfado, porque el amor al trabajo todo lo puede (me parto) y que han acabado viviendo de su hobby.

   Y yo que le doy vueltas a toda la información que me llega, también llamados "imputs"  de repente veo la luz: Ya lo tengo!

   ¿En qué podría ser yo especialista y tener hasta titulación si me convalidan la experiencia? Pues en relaciones de la cosa humana y afectiva y sus divorcios, separaciones y broncas varias. Anda que no sé yo ni ná! 

   Y como la otra parte que siempre va unida a estos temas del cuore es la parte de los dineros y  a mí lo de contar los dineros ajenos ya se me daba bien, pues esto más lo otro, ya me ves, de abogada matrimonialista andamos.


Qué? eh? 




martes, 5 de abril de 2016

La carpeta azul

Escucho frases como: la edad no pasa en balde.... desde que he cumplido taitantos años me noto que..., me noto que me falla mucho la memoria... y yo te doy la razón por aquello de optimizar las discusiones y salir rápida de la situación que no comparto en absoluto, porque si algo me ha enseñado la edad (entre otras mil cosas)es a no discutir por cosas que ni me van ni me vienen.

¿Qué a ti la edad te está sentando mal? Pues yo no me cambio por los 20 ni hasta las orejas de cazalla. Yo no he hecho nunca ningún deporte con la suficiente asiduidad como para objetivar que he perdido 10 segundos de tiempo ó 15 centímetros de longitud, así que no noto ninguna merma; y en cuanto a la memoria, digo y mantengo, que no falla la memoria, lo que falla es la organización o la vida que llevamos que nos colapsa la cabeza y por algún lado debe desaguar la válvula para no reventar.
Dime más inconvenientes que se te ocurran como consecuencia de la edad, que tengo argumentos para rebatírtelos y convencerte, que hoy puede ser el mejor día de tu vida. ¡¡Pues no me quedan cosas que hacer a mí ni na!

La semana pasada cumplí los 50. Sí, ya sé, ya sé, que no se me nota. Yo tampoco lo noto la verdad, no soy consciente de ello, pero...

Ayer fuí a comprarme una carpeta, ya sabéis, aquellas de gomas, para guardar los informes médicos y pruebas que por una molesta (que no grave) enfermedad me obligan a acumular papeles de diferentes tamaños, para poderlos llevar en peregrinación de un especialista a otro sin que se me olvide justamente el que hacía falta.

Y entonces lo vi. Se me hizo la luz. Cuando sujetaba la carpeta azul con gomas llenas de informes médicos, la miré, me miré, y dije, "tate!" a esto no se celebra cumpleaños, pero con la recepción de esta carpeta, acabo de entrar, ahora sí que sí, en la edad madura. 

El kit en ocasiones suele acompañarse con unas gafas con las lentes llenas de huellas de dedos, que para la presbicia te compras en una farmacia y que surfean en el bolso, cada vez mayor, dentro de su estuche. Pero esto es opcional.

Sí  hay un punto y seguido, un punto de inflexión en el que de repente te conviertes en "señora mayor", no es cumplir años, es cuando te compras la carpeta azul.

Tamaño DIN A5 para que quepa en el cajón del mueble de la entrada junto al resto de documentación oficial e importante que hay que recoger a toda prisa, junto con el gato, en caso de catástrofe.



jueves, 19 de febrero de 2015

No me salen las cuentas

Dicen que es de mala educación hablar de dinero. No como en América (del norte, los USA) que en las pelis, sale que Rober gana 100.000 dólares al año, y Morgan este año llegará a socio junior de Adwar, Stefal and McKensy con un salario de 160.000 dólares más seguro dental.

Así que os pido disculpas, pero tengo que contarlo porque no me salen las cuentas.

A ver

Un porejemplo y usando números redondos:

Tu ganas la friolera de 1.000€ al mes (las gallinas que entran por las que salen) por 12 meses en total 12.000€ brutos

Si fueras un trabajador, estarás, no cabe la menor duda mal pagado. Vamos, que cobrarás una mierda, pero de impuestos pues te descontarán 0, y si cobras más, se tendrá en cuenta que tienes o no hijos, al cónyuge en paro.....

Si eres un profesional y/o autónomo y cobras el mismo importe, hacienda se lleva, así porque sí, un 21%  (este año, un 19%) No de mis ganancias no. De mis ingresos. Y por supuesto sin tener en cuenta mi situación personal y familiar. Tarifa puta plana.

Hacienda al año tiene, siguiendo con este ejemplo, 2.520 € de mi sudor y sangre.

Dicho de otra forma, DOS MESES Y MEDIO de mis ingresos son para Hacienda. No de mis beneficios. Insisto. De mis ingresos. No gano pa' drogas. Esto es un sinvivir.

Ahora vendrá algún lisensiado a decirme: noooo, que ese dinero no lo pierdes, que hacienda luego te lo devuelve

Los cojones

Dentro de año y medio, con suerte, en el mejor de los casos, porque si me piden revisarme hasta el ojo de Sauron, me puedo plantar en más de 2 años.

Cuando vengo a recuperar ese importe (si lo recupero, insisto) estoy tan escurrida que lo absorbe la fuerza cósmica de los descubiertos bancarios.

Pobre y cabreá

Vamos, lo que viene siendo ser autónomo

Aquí mi primo Forges lo cuenta mejor que yo,








martes, 10 de febrero de 2015

Foto

Allá por el 98 se estrenó una película de catástrofes llamada "Deep Impact"  Sí, seguro que te acuerdas, era aquella donde  el Presidente de los USA (Morgan Freeman) anunciaba al mundo mundial que un cometa iba a impactar en la tierra y aquello iba a ser el fin de la humanidad....
Ya?
Pues en esa peli, hay una escena que me llamó la atención (nótese con qué elegancia he sorteado la palabra "impactó"): En este "vamos que nos vamos" la periodista Jenny Lenner (Santa Wikipedia dixit) busca a su padre al que no ve desde hace años, y en este cerrar puertas y expiar culpas  antes de la despedida final, le muestra una foto que lleva siempre encima en la que se ve a una niña pequeña (ella) con su madre, que es el único recuerdo que le queda, y le reprocha que a él no le recuerda,  que fue un padre ausente y tralarí tralará los traumas, la bilis y el reproche sordo del dolor enquistado.

Su padre la mira, y simplemente le dice: Mira bien, yo también estoy en esa foto... Detrás de la cámara.  

O algo así, que me falla la memoria...

Porque la memoria es así. No sé quién de esa universidad tan prestigiosa, sí esa, que tu sabes, en un estudio que no recuerdo como se llamaba, llegó a la conclusión de que la memoria recuerda instantes. Fotos. No películas. Eso sí lo recuerdo.

Por eso son tan importantes las fotos

Por eso, quienes pretenden ser algo, tienen "la" foto. Y una foto que apenas capta un segundo, en ocasiones es el mejor curriculum, la mejor referencia, y un mundo se explica, por una instantánea.

Y mencionaré al pequeño Nicolás, que te gustará más o menos, pero él sí sabía la importancia de tener según qué fotos. Y hay quien le daba credibilidad, y se la sigue dando "porque tiene fotos con políticos y empresarios"

Cómo quienes tienen en el salón de su casa la foto con tal presidente de paso a inaugurar un centro de mayores, o tal principe o tal presidente de la patronal, y por supuesto el Papa... "tu eres importante, eh?"

Eso sí, cuida que sea un pose natural, cómo de esto es lo de todos los días, sin importancia. Lo normal, vamos.  Porque si agarras a Cristiano Ronaldo del hombro queríendo fingir una estrecha amistad, ya te digo yo que no cuela, que más bien hace el efecto contrario. O no. Depende a quienes pensabas enseñarle la foto...

No me digas que a tí nunca te han dicho al ver tus fotos en el facebook: -Siempre estás de fiesta!
-Perdona, es que no me hago fotos pasando la mopa, podrías contestar, pero da igual.

 En la retina por mucho que te esfuerces sólo quedará la imagen en la que te etiquetó tu "amiga" Mariví con cara de borrachina. Aprovecho para aclarar que yo nunca me he emborrachado ni lo volveré a hacer.

Yo he movido cielo y tierra para conseguir una entrada a un concierto de qué te diré yo, de Violeta, para mi hija. Pero quién acude al concierto es mi niña con su padre. Cuando pasen años y vea la foto recordará lo bien que se lo pasó con su padre en el concierto de Violeta, no las capulladas que hizo su madre para conseguir la entrada. Así que..... Poneros en la foto. Porque si no, no habréis estado allí.

"Al final los vencedores siempre son los que saben salir bien en la fotografía" Manuel Vicent


Y cómo una imagen vale más de mil palabras, o eso es lo que todo el mundo acepta como verdad inmutable y la revista Hola, la que más, hace cosas como esta:

No he podido encontrar el titular (cachis!) pero decía algo así como: Diana sola y triste no sé que..

Si se hubiera podido abrir el plano, se hubiera visto que triste no sabemos, pero sola, sola, pues no. Estaba en el yate de Dodi, y a la semana siguiente falleció en el accidente de Paris..

No se vayan, aún hay más....


¿Te cuento lo que pasó a la semana?  casi mejor lo lees en el blog de mi amigo Alvaro, aquí

Es que esta revista es lo que tiene, que es una madre amorosa y comprensiva que cuando te acoje en su seno y bajo su protección con una foto bonita y 3/4 de photoshop hacen que cualquier tontá sea lo más de lo más.
Te citaría mil, pero para qué andar buscando fuera de casa, si en este blog, tenemos la guinda de todos los  "pahabernosmatao"
Qué no?
Para botón de muestra haga click aquí

Haz fotos my friend o vivirás una vida de memoria gruyère


lunes, 2 de febrero de 2015

Tu eres buena, tu eres lista, tu eres importante

Me gustan las listas.

Tengo listas de palabras nuevas que aprendo, listas de tareas, listas de lo que hay que comprar, de lo que algún día compraré... Me gusta, y además ahora me hace falta porque noto que la memoria me flaquea (eeeeis, ojito, que es por la saturación, no por la edad). Un día leyendo el mundo amarillo descubrí que no soy tan rara..

En esta lista de preferencias, jerarquías o simples menciones, en los escalones más altos, tengo ubicados en la lista de mi respeto y consideración a maestros, personal sanitario y quienes trabajan la tierra.

Y esto es así, hasta que las circunstancias afectan a uno de tus vástagos, a la carne de tus carnes, a los niños de tus ojos, y como diría Shakira, en ese momento "se me acaba el argumento y la metodología..." y entras en una dinámica de primero incredulidad, luego rabia y luego ira, que se me hacen tapón y me atraganto y me quedo muda.

Y así he estado casi dos años, muda, en lo que os voy a contar, que aunque rompa la linea editorial de este blog, he de contarlo. Hoy sí.

Mi niña ha tenido la desgracia (o suerte, que eso algún día se sabrá si la ha hecho más fuerte) de que le toque cruzarse con un personaje que es una borde, una mala persona y una mala profesional. Durante dos cursos. Su maestra de final de primaria.

Mi ex-xurro, que tiene un gran ojo clínico- y que es el más rápido a este lado de l'Horta, en sacar la máquina de etiquetar- en la primera reunión con ella  y a la segunda frase que pronuncia la "maestra", me susurra al oído: "esta está loca"

"yastamos" pensé yo. ¿Cómo iba a estar loca una maestra? Por Dios, si el personal docente está en ese escalón intermedio entre Dios y los arcángeles en que les ha ubicado en mi consideración?

Pues sí

No sé si está loca, pero inmundicia y toxicidad "full equip" con extras.

Igual le corta la cabeza a un gusano de seda con unas tijeras, que llama maricones a los alumnos que pintan utilizando colores, que les castiga a no comer que....

Si las notas van mal, por supuesto la culpa es de los niños que no estudian lo suficiente, los padres que no les ayudan, el director del colegio que le da órdenes para que no explique un problema de matemáticas... la lista es interminable de sinsentidos.

A ver, le pregunto yo, ¿pero qué pasa con la niña? no lo entiendo. ¿Es que no estudia? ¿No participa en clase? ¿no hace los deberes? ¿La ves que no se entere de lo que explicas? La respuesta era no, no, no -¿Entonces? - Que es feliz

Y la niña estudia y estudia, tiene un profesor de apoyo, y no sirve de nada. Porque el trabajo no se valora. Y no levantamos cabeza.

Yo que  la llevo a la psicóloga a ver si es que tiene dificultades de aprendizaje que mi amor de madre me ciega y no soy capaz detectar... y pasa el examen con nota. Y este ser, ante mi angustia por la impotencia de no saber qué coño pasa, me aclara en las reuniones que lo que le molesta es que le caiga la greña en el ojo, que cualquier día se la corta (que pruebe a ver)... que si tiene novio... que si va diciendo que es una gordita feliz....


Y yo rezando al resto de escalones celestiales para que pasara lo que pasara no se frustrara, que no desanimara y siguiera estudiando. Dándole ánimos, apoyándola, intentando que no tirara la toalla.



Tu eres lista, tu eres buena, no desfallezcas, estás trabajando bien, ten paciencia...

Y así ha sido

Menos mal que esta niña no se parece a la madre que la parió y tiene una autoestima que hasta ahora ningún personaje tóxico ha sido capaz de arañar

Y ya estamos en el Instituto.

Y la niña sigue trabajando, sigue estudiando y sólo recibe cariño y ánimos, y aplausos y felicitaciones, que me confirman lo que yo ya sabía, que es una personita excepcional, una gran trabajadora y que no había nada que solucionar porque el problema era la "maestra" y eso sólo lo solucionaba el tiempo y alejarse de este personaje.

Me gustaría pensar que esta entrada en el blog, es la tarta que Minie prepara en "Criadas y Señoras"
No me ha salido muy rica, igual luego la repito y le pongo más chocolate.

Porque ya sabes...