miércoles, 14 de julio de 2010

Tantas lunas






Sensualidad podridamente densa, obscena y chorreante... a veces estalla en mi mente todo el deseo acumulado, se me escapa la vanidad y el orgullo que intento mantener oculto bajo una gruesa capa de humildad.
La humildad es necesaria para poder vivir relajadamente. Ser una Diosa es algo agotador si lo haces a todas horas.
Por eso abrazo a mi hombre por detrás, para que no pueda ver el poder divino de mis ojos. Es por ello que me sitúo a su espalda, no quiero que vea a la Diosa, sólo quiero que se sienta acorralado, como un pequeño animal cazado.
Porque sólo yo lo puedo hacerle sentir el hombre más deseado del universo. Quiero que sienta, que sepa que es obra suya la humedad que acerco a sus nalgas.
Que no sepa del control que ejerzo sobre su polla, potente y dura. No quiero que mi mirada vanidosa me delate como a una Diosa.
O tal vez, sí... tal vez quiero que se pegue más a mi piel para que sienta la divinidad que lo envuelve, que lo unta, que lo moja, que lo empuja, que lo viola una y otra y otra y otra vez...
Inmisericorde. Desquiciada.
Porque soy una Diosa y él… mi puto hombre, sólo así se puede entender que mis dedos jugueteen hasta el límite del dolor con sus pezones. Henchidos de placer y micro-orgasmos que se transmiten desde sus nalgas presionadas por mi coño salvaje e impío, e irradian hacia ese corazón, hacia ese cerebro que controlo por encima de todas las cosas.
Incluso por encima de mí misma.
Sólo así se entiende que soy una Diosa, con su cuerpo rendido entre mis brazos.
Mirad sus ojos entrecerrarse cuando mis dedos se enfilan en el elástico de sus calzoncillos, cuando deslizo la tela y dejo su pubis al aire. Mirad como sus ojos se cierran.
Me rinde sus arterias, su sangre, su alma... soy la Diosa y debéis arrodillaros ante mí. Mi hombre es la prueba. No voy a ser humilde.
Lo voy a follar hasta que me grite, hasta que me canse… es mío...
Nada detendrá la cópula salvaje.
No es convicción, no la necesito. Es pura ostentación.
Sólo yo soy capaz de sacar su alma a través de su fluido pegajoso y cálido… vital.
Suda él y sudo yo.
Quiero que se hunda en mi coño y hacerme así aún más divina.
Quiere su bautismo dentro de mi útero ardiente. Ardiente como una forja.
Es mío, no tendré piedad con él. Él me pide que no la tenga.
Y cuando dice eso, temo desfallecer, temo rendirme ante él y perder mi vanidad, mi orgullo y besarlo con un llanto extremo de amor doliente.
Pero abro mi vulva con mis dedos para que se sienta aún más tembloroso… más indefenso.
Mirad como se deja abrir. Si supierais del sutil temblor de sus muslos...
El filamento de fluido que se descuelga de su polla es otra ostentación más de mi vanidad.
Óleo bendito, extremaunción del placer en el infierno.
Yo soy su Diosa y lo arrastraré desde el infierno al purgatorio, desde el séptimo coro celestial al paraíso perdido. Y él se dejará hacer.
Y me jactaré con mi coño en su boca. Es vanidad pura. Es jactancia sangrante.
Somos un reflejo obsceno infinitamente repetido ante el espejo. Profundo. Inconmensurable.

Hay veces... hay veces en las que al llegar al orgasmo lloro. Lloro y pregunta por qué... y nunca sé qué contestar, porque de alegría y emoción condensadas también se llora, y te vuelves un ser de agua y no puedes aguantar y estallas en orgasmos y risas y llanto. Y esto no lo provoca sólo el sexo, sino cuando consigues sexo con la persona que amas profundamente y alcanzas la felicidad total, cuando se suman querer y poder....
Lloro cuando el sexo ya no es sexo sino sentimiento… llora mi incredulidad, mi escepticismo, mi inseguridad. Lloran indignados mis sentidos y esta mente que siempre se empeñó en estar fría.
Ahora las caricias son más suaves.
No dejo de gemir, porque me pones, porque me dueles, porque sabes manejar mis pulsaciones.
Porque me conoces y sabes qué me gusta, qué quiero… cuánto te quiero.
Has hecho de mi piel una propiedad, porque me has convertido en parte de ti...
Cuando recorres mi boca con tus labios... no sé quién soy. No sé qué ha pasado conmigo.
Sabes que muero en cada orgasmo.
A veces… a veces en el pecho, a veces en la boca… a veces me derrito.
Un calor inmenso se desborda en mi interior. Él no sabe, no sabe... no sabe lo que siento...
Yo no sé... no sé... no sé explicar, no sé describir. Sólo lloro.
Quiero dejar de pensar en finales, dejar de pensar en noches de lunas claras.
Lunas claras… lunas claras...
Lunas que me espían, siguen viéndome, colándose por mi ventana. Cuando le beso el cuello, cuando estoy sobre él. Cuando a punto estoy de perder la razón...
Lunas claras.
Cuando me dice "te quiero", lunas claras.
Cuando se lo digo yo, lunas claras.
Si me caigo, si le beso, cuando mi boca juega con él.
Cuando brillo… lunas claras…
Brillan las noches blancas, ensuciadas por una lujuria que trasciende al sexo en esta habitación.
Brillan las noches claras.
Erizas mi vello, desde el vientre y por detrás a través de toda la espina dorsal.
Mi nuca se eriza, mi voz... tiembla.
Ya no sé quien soy cuando estoy contigo.
Y lloro.
Que si voy rápido te me apagas, que si lo hago mejor me dices… te quiero...
Que sabes que lo quiero sentir en mi pecho.
Y mis labios siguen recorriéndote, llevándote a un calor y una humedad que nadie como tú llegó a conocer mejor... jamás. Sintiendo en mi boca la satisfacción, tu placer, cómo cambia al paso de mi lengua, más adentro… movimientos lentos...
Hay veces que al llegar al orgasmo lloro… porque la luna clara me vigila de lejos
Que en las noches la luna, la luna clara...me recuerda, me recrimina, me acecha y me castiga.
Me mira desafiante, me dice... que le quiero.

****************************
Nota de la Flower: chulo eh? pero no es mío. Me lo pasó un amigo, Alfil, y cuando lo leí me quedé como tú.     Ostras, ostras, ostras! (bueno dije ostia) y le metí en un apuro: o lo publicas tu o lo publico yo! Y el pobre no se atrevió a decir que no. Sólo me permití la licencia, con su permiso, de retocar un par de cosillas antes de lanzarlo, pero la historia, las palabras, los hechos son de Alfil y sólo Dios y él sabrán en quien pensaban. Lo que es justo es justo.... 

jueves, 17 de junio de 2010

El refugio



Hace tiempo un compañero del club nos hablaba de cómo instruía a sus alumnos en la necesidad de tener un "refugio". Algo que les permitiese volver en cada ocasión en que fallaban los resultados. Un sitio donde volver a empezar, retomar....

Tenía razón. Cuando parece que todo falla, que no sabes qué estás haciendo mal, hay que volver al principio, a la técnica básica de cualquier deporte, calmarse y retomar para seguir avanzando.

Luego te das cuenta de que sí, que es un consejo sabio y no sólo en técnica deportiva, también para la vida.

Cuando todo parece que se desmorona a tu alrededor hay que volver al refugio, a lo que te hace encontrarte a tí misma, lo que eres, lo que quieres, todo. Un refugio ha de ser cálido y sólido. Un refugio no pueden ser risas y copas. Un refugio es físicamente mi pueblo, mis amigos y mi familia. Ahí recupero el calor y una buena opinión sobre mi misma. Soy afortunada por poder volver al refugio del amor desisteresado tantas veces como lo necesite, porque siempre me aguarda como una madre amorosa y me susurra al oído mi valía.

He intentado buscar otros refugios, como este blog, pero abuso del mismo. Vuelco histórias o situaciones que me duelen para acto seguido arrepentirme y borrarlas. No, no quiero tener ante los ojos cosas que son útiles mientras las escribes pero luego te recuerdan dolores propios y estupideces ajenas. Si he de buscar un refugio en este blog, lo es y será el sentido del humor. Unas veces socarrón, otras cínico, tontorrón o con mala leche. Pero no colgaré ninguna historia que no me produzca hilaridad al leerla, y ahora ando entretenida viendo por donde le saco punta a la última......

Cambios

Andaba yo cansada de este fondo de blog que parecía el papel pintado de cualquier película de Almodovar, que podría llamarse "retro", "vintage" (pero a mí me parecía totalmente kitsch, que es decir cutre pero en fisno, que se note que una lee). Decía que andaba yo con cambios de estilo, agregando blogs amigos como el de Syed o de Paz Castelló, cuando de repente flash! Va y me desaparece todo menos las entradas, y como soy cibertaruga no sé como devolveros a la visibilidad.
Bueno, ya trastearé en otro rato, mecachislá!

domingo, 6 de junio de 2010

Cuestion de confianza

No hay nada más alentador y a la par descorazonador que extralimitar la confianza con un ex.

Cuando ya puedes hablar con él de cualquier cosa, sobre ilusiones y decepciones, sobre encuentros y desencuentros durante estos años, so pretexto de ser utilizadas en este blog, me hace sentirlo más cercano, quererlo aún más, pero también me muestran facetas que yo nunca podría haber llegado a conocer como pareja pero sí como amigo.

He tenido que pedir ayuda. Ando tanto tiempo en dique seco que no se me ocurre nada que me resulte atractivo como para relatar en este blog. Y le he pedido ayuda, y me la ha prestado. Al principio con reticencias, y previo juramento de que era mera curiosidad intelectual sobre la visión masculina de aquí las de mi género, y no escondía ninguna finalidad meramente curiosa, morbosa o cualquier otra cosa que no fuera un aséptico experimento sociologico.
Ha sido divertido.

Pero espera, escucha, yo he sido su pareja durante años!!! (Se pone en marcha la lavadora) lo dirá por mi? porque me dice esto? ja! el dice tal pero sé que los hombre encaran el sexo, o lo enculan, de tal....

Sé superar estas inseguridades, ya lo sabes, pero se acabó el misterio, se acabó la intriga, ya podemos hablar como dos colegas que igual comentan el fichaje del entrenador del Real Madrid que la última chorbi con la que se han ilusionado. Mi más mejor amiga pero con pilila.

¿Soy afortunada? Lo soy, muy, muy afortunada. Una privilegiada diría

En todo caso, bienvenido a este blog, pasa y disfruta, y no te pases con los comentarios que ya te digo yo que los tengo moderados.

Te adoro con el alma

Cosas que merecen la pena

Llevo unas semanas que las reuniones "de urgencia" ante cualquier problema de cualquiera de las chicas, o improvisadas como hoy, consiguen que venga a casa con un sabor dulce, mucha paz y mucha alegría.

Hoy la excusa ha sido la peli de "Sexo en Nueva York2", Cielo repetía, no se pudo contener y fue a verla antes y hoy repitió para estar con nosotras, porque sabía que nos hacía falta, me hace falta. María genial! me sigue asombrando su sensatez ante los reveses. (Todo perfecto, si no fuera porque he estado a punto de ser pillada "in fraganti" en la tipica conversación inadecuada cuando el susodicho encontrado por casualidad estaba detrás, ais!)

Ha habido mucho "sexo oral" y mucha terapia, muchas risas y muchas experiencias comunes.

Sexo en Nueva York, también me pone de buen humor.

Yo no veo los programas del corazón porque a las 10 estoy durmiendo, pero confieso que soy una de las "cienes y cienes" de personas que se compran el HOLA. No, no lo leo en la peluquería. Lo leo en mi casita con ansia viva los miércoles, o lunes si ha habido algún evento especial el fin de semana que adelante la edición. Ataque de ansiedad me dió cuando casi no consigo el ejemplar sobre la boda de Lolita y la boda ibicenca de Toni Cantó. Todos agotados Mari. Menos mal que una aún tiene privilegios con algun kioskero y se hacen valer cuando toca que para eso están.

Soy la muestra palmaria de la decadencia de occidente, una pandora con patas (preciosas por cierto) pero que quereis que os diga? Me evade pensar que los ricos también lloran, aunque una lo haga sorbiendose los mocos en los probadores del Zara, y otras en los de Gucci, Prada o sus primos.

Que digo yo, que llorar, puestos a ello, se llora cuando toca, pero no debe ser igual uno que otros y mucho menos, pudiendo decir aquello de "Marilys, anda mona, ponme otro champagggne que es lo único que me desatasca el lagrimal", mientras te ajustan los bajos de un Valentino.

Hoy ha sido un buen día, soy afortunada, ergo soy feliz.

GRACIAS CHICAS!!!!

sábado, 22 de mayo de 2010

Ser o no ser...... puta

En un foro en el que participo se abrió un post sobre si invitar a alguien a cenar implica que necesariamente deba haber cama.

La respuesta obviamente es no, pero a partir de ahí las opiniones se fueron encendiendo hasta el punto de entrar a valorar si los hombres invitan a cenar sólo con esa intención, o si va a ser que no; o si la que accede no es más que una forma de prostitución, que si los derechos de la mujer, el machismo y que sí, que no, que caiga un chaparrón.

Cita II. Te llevo morena a restaurante de 100 leuros el cubierto.Que se vea en qué ambientes selectos me muevo, que nivel maribel. Cena animada, buen vino, y momento cuenta que nos vamos. Salimos a 98,50. Toma, yo pongo 100 y me llevas a casa que como que de repente me han entrado arcadas.

No es el dinero, aunque a estas alturas del mes, si llego a saber esto, digo no moreno, hoy toca mcdonald’s.

Creo que cuando quedas para comer cenar con alguien, sea hombre y/o mujer, futurible o no, lo de ir a medias me parece muy significativo por cuanto tiene para mí de peyorativo. Pagar a medias es saldo y finiquito. Si hoy invito yo, mañana me invitas tú. No creo que sea cuestión de machismo/feminismo, es una cuestión de generosidad. Si me hablas de una relación, o de un futurible, y vamos a cenar y pagamos a medias, ya te digo yo que el postre se lo toma cada uno en su casa. Es tan despreciable como estar en el Pub y que te pregunten ¿Qué quieres tomar? para acto seguido poner la mano para los 2 euros de la cerveza. No hablo de dinero.

Invitar a cenar es un acto de galantería que tendrá o no sus consecuencias sexuales. Ir a medias en una cita y pretender luego tener sexo- que para eso se inventó la noche y si no haber elegido tomar un chocolate en Santa Catalina a las cinco de la tarde- es algo tan zafío, tan ruin, tan desmotivador, que sí, que prefiero ser puta que gilipollas que para tener sexo, así, porque te lo pide el cuerpo, no hacía falta tanto atrezzo.

Que alguno habrá, digo yo, que puedas decirle aquello de la copla: Estas cumplio no me tiés que dar ná que ya me dejaste en la boca gusto a menta y canela...

lunes, 17 de mayo de 2010

Una Adela cualquiera


Sí, si yo sé que me lo merezco. El pobre Emilio es un santo, cuanta paciencia tiene conmigo, soy un desastre! Marisa dice que le deje, que cualquier dia me mata. Está loca, yo sé que el me necesita, y al fin y al cabo Emilio tiene razón, es un putón berbenero, cada día anda con un novio, pero yo sé que está sola, yo al menos tengo a Emilio y la niña y se quieren tanto! y que bien la trata con el carácter que tiene. Y mira que por mucho que le grite es incapaz de callarse y estarse quieta un minuto, y todo por mi culpa, que ya lo dice Emilio, que no tengo carácter y soy una mala madre, pero yo le grito y le grito y no hace caso, y no sé que hacer para que deje de darme patadas, soy una mala madre.

"Adela no te cases hija, eres muy joven", decía mi padre, qué sabrá él, menos mal que Emilio me sacó de mi casa, me decía que me arreglara, que fuera bien guapa, "Adela, hija, acaba de estudiar para peluquera", pero yo sabía que con Emilio sería feliz, el trabajaría y yo le cuidaría, me cuidaría, "nunca te faltará de nada, serás una reina", así debe de ser, pero ahora, estoy tan cansada... "Te estás convirtiendo en una guarra", me dice, y es verdad, es normal que se enfade conmigo, tiene tanta paciencia, no sé que haría sin Emilio, y yo como se lo pago? Llega cansado de trabajar, y la niña todavía anda despierta, hay veces que estoy tan cansada que la cena no está apunto, si un bofetón es poco. Soy un desastre!

Lloro, apenas me duele la mejilla, lloro por ser una estúpida e inútil, es normal que Emilio en ocasiones prefiera irse de juerga con los amigos, pero siempre vuelve, yo sé que me quiere. Es normal que en ocasiones pierda la paciencia, soy una mala esposa, no sé complacerle.

La marisa esa siempre ha sido un putón! qué sabrá ella lo que es el matrimonio! Aunque en ocasiones también me gustaría poder llevar vestidos, asín bonitos, con flores, que ya me lo dice Manuel el de la farmacia: Ay adelita, Adelita... con lo guapa y buena que tu eres, si tu me dejaras te cuidaría como a una reina....

jueves, 13 de mayo de 2010

Quiero ser hacker


Cuando eres pequeña la imaginación vuela, todo es posible, y puestos a poder, yo quería ser una heroína (como todos, bueno alguno habrá que siempre lo que ha querido es ser notario, que los raritos existen, doy fé).

Una heroína pero no cualquiera, una especial. No quería volar, no quería tener superpoderes, sólo quería ser.... LA MUJER INVISIBLE!!! Ahí es ná. Bien pensado estaba lleno de posibilidades, mira, por ejemplo, podías entrar en casa sin huir de tu madre cuando volvías del más que prohibido rio de jugar, con los calcetines y los zapatos hechos un asco, (eso si tenías suerte y podías cruzar sin acabar cayéndote y llegar a casa una sopa, que entonces la bronca era de las gordas). Pero había más...... podías entrar al cine las veces que quisieras!!! eso sería lo mejor! ese era el objetivo. Nada de "solo los domingos", podías escaparte a cualquier hora, podías ojear también los cómics del quiosco de la tía María, sin pagar... ¿Hay mayor felicidad que leer poderse sentar en el suelo a ojear una y otra vez las aventuras del capitán trueno? Seguro que no había nada mejor.

Y luego va y cumples los 40, y CHAS! se cumplen tus deseos,así de golpe, sin avisar, y por más que lo intentes no puedes evitar convertirte en la real, auténtica y genuina... MUJER INVISIBLE! Me cagüen los deseos.

Vale, pues entonces me hago hacker, o craker, que dice santa wikipedia que es lo mismo pero con aviesas intenciones. Y eso... ¿Dónde se estudia?

No me digas que podrías resistir la tentación de curiosear. No hablo de meterle la mano en el cajón de los dineros a un banco (bueno, si eso ya me lo pensaría), hablo de saber, de conocimiento, de curiosear. En este mundo en que me muevo donde no siempre triunfa la justicia, ni lo ético ni lo moral, sería como tener superpoderes, a lo chulo y moderno. Una Lisbeth Salander (sin su pasado, no me jodas, que para ser un genio no hace falta haber sufrido aberraciones,o eso dicen....)

Pero a ver si va a pasarme como con la invisibilidad, y va y mis deseos me son concedidos y va y descubro no sólo fraudes de personajes malvadísimos, sino cuernos propios, mentiras ajenas y comentarios inoportunos.

Mira mejor me quedo como estoy, invisible, ignorante y feliz

miércoles, 5 de mayo de 2010

Arturo Pérez Reverte (y la madre que le parió)




Cabrón, hijoputa, hijo de puta (que no es lo mismo), y otras lindezas tengo el gusto de leer actualmente en que he retomado el gusto por los artículos breves de aquí mi primo, contundentes y contumaces. Y ante semejante fuente de inspiración se me han desatado los caballos, soy así de influenciable, que le vamos a hacer!

Que andaba yo cabizbaja y con el glosario amputado por mi voluntad de autocensurarme el lenguaje tan castellano como soez, cuando de repente descubro que el haber vivido mucho y con alto riesgo para la salud de uno, te legitima a decir lo que te salga del pirri porque no temes a nada, por cuanto de inútil tiene este sentimiento en la mayoría de las ocasiones.

Y me he pensado para mí, que sí, que tiene razón, que yo también lucho contra los frentes que tengo abiertos, bien sean a través de la amenaza constante de ser invadida por la bolas de pelusa que crecen en el pasillo de mi casa (y que te juro no desaparecen por mucho que las fustigue con el látigo de mi indiferencia, para que luego digan que no hay mejor desprecio que no hacer aprecio, ja!); ser profesional liberal, que es como ser pilingui pero alquilas por horas el alma en lugar de los bajos; madre adiestradora de fieras salvajes, o lo que es peor, de seres impasibles, y tanta retahilas de cosas que me niego a escribir para que no vuelvan a mi conciencia y acabe derrotada sacando bandera blanca.

Es cierto que no he visto más atrocidades que las que se empeñan en mostrar en las noticias, cada vez menos, pues en el share de mi casa están relegadas al siempre instructivo Bob Esponja y sus tribulaciones en la piña debajo del mar; Aquí mi primo el académico (grande eres!) las veía y las vivía pero también recibía su reconocimiento y estipendio, y aunque ahora se dedique a escribir y enarbole su saturación para decir cuanto le sale de los mismisimos, yo también ando saturada, por idénticas razones y diferentes circunstancias, y por tanto legitiman mi decisión de seguir diciendo lo que me salga del higo porque se me acabo la paciencia, la empatía y las ganas de ser políticamente correcta. Eso sí, en chulería andamos parejos y eso no hay quien me lo discuta y no podría encontrar mejor aval para el pepito grillo que me joroba tanto la conciencia.


Que si alguien es un borrico, lo es, y eso no es usar adjetivos descalificativos, simplemente es describir con la misma naturlidad como decir el cielo es azul, y si uno es un cabrón, lo es, y si es un hijoputa, pues también, que ya me está tocando los cojones tanta empatía y ponerse en el lugar del otro, y pobrecito entiendelo que quizás ha tenido un mal día, y que en el fondo no es mala persona.... pues claro! No te jode! Ni tortura gatos, ni participa en genocidios, pero cabrón lo es un rato largo!.

Hay gente tóxica, lo dice Tere. No todo el mundo es bueno, eso dice la Marí, y yo a base de ostias, (sigue sin convencerme esta visión lo juro por tus niños) estoy aprendiendo, sino a rechazar de plano determinados personajes, si obviarlos para prevenirme de todo mal y a cambiar el lenguaje, que ya dijo no sé quien que así se reorganiza el sentimiento, o yo que sé! Pero agusto te quedas un rato, y además si va y el susodicho/a se entera y quemas las naves, a otra cosa mariposa que hay personas que si merecen tiempo y esfuerzo.

Dedicado especialmente al cliente de “yo-esto-no-lo-sabia-me-tendrias-que-haber-avisado” ¿de qué te tendría que haber avisado hijo de la gran puta? ¿De que si metías la mano en el cajón igual te podían pillar?