lunes, 26 de marzo de 2012

El garbanzo contador

   Fin de semana en hotel de la costa mediterránea. Temporada baja. Precio bajo. Para desempalagarse de la cotidianeidad no está mal, si además la compañía, como ha sido el caso, es buena. Un todo incluído.

  Esperando a la puerta del hotel, observo un autobús que aparca a una cierta distancia, del que descienden unos 50 abuelitos/as,  y que a pesar de los gritos de un tal Vicente, que les dice, "no corrais!, no corrais!, tranquilos!!!!", avanza adelantándose unos a otros para llegar los primeros al hotel. La avidez por caminar, mezclada con la impotencia o dificultad física, ahora un andador, ahora una muleta, ahora la cadera "fraguista" me recuerda, y pido disculpas, una imagen de Walking Dead...

  Y de repente caes en la cuenta, que esa voracidad no es otra que llegar los primeros...  al restaurante buffet!!! Que para entender esto se tiene que haber pasado la hambruna de una postguerra, y/o tener una pensión de mierda

  Y llegan al buffet, y uno que se amotina porque se ha acabado la paella e insta a los compañeros a presentar una queja, (caballero, que allí hay otra paella, ah!, responde contrariado, y grita Vicentico, que ací hi ha més paella!! vine, corre....), a otro le dice el camarero: señor, no vé que no le cabe más comida en el plato, por qué no deja ese en la mesa y se llena otro....., y José escucha como una Iaia le dice a otra: Ponte ensaladilla, tu no la puedes comer, pero chica....

   Y tu dices, mañana todos malos de la fartá, y alguno habrá que se quede tieso de una subida de colesterol, o triglicéridos, o de lo que sea, que "gripa" el motor.

   Y  me viene a la cabeza el personaje del contable que aparece en la magistral película protagonizada por Gene Hackman y la Mastrantonio, llamada en España, "Acción Juicial". Este contable que trabaja en una fábrica de coches, y al que se le llama "el garbanzo contador", hace cálculos sobre los costes que conlleva reparar un defecto en un vehículo (y que resulta mortal si se dan determinadas circunstancias), y el coste y probabilidades de que esto suceda, de que además te demanden, de que además  lo puedas probar y además ganes el pleito y debas indemnizar.... 

     Pues no me extrañaría nada que en los sótanos del Ministerio habitara un personaje con la misma siniestra función. 

      Piénsalo un segundo.

      Por una parte calculas el coste medio de las pensiones, y por otra el coste de un hotel (con espectáculo y restaurante bufet en temporada baja) y las probabilidades de coste/ahorro de que al menos un X% de abuelos la acaben palmando, ahora por la comida buffet, ahora por el baile que a ritmo de pasodobles y "marinero de luces de espalda morena..." les montan recién acabada la comida, más el madrugón que se habrán pegado, porque antes de comer, hay que dar un paseo por Guadalest para ver la pulga vestida de bailarina, el museo de tortura, y asistir a una una reunión "informativa" para ver si te colocan una manta con imanes ideal para la artrosis.....  

Los números salen solos...... o no? 


2 comentarios:

  1. jajajaja, has plasmao lo que nos preguntamos todos sobre el fin último de estos viajes. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maite!!! Siempre hemos sospechado que algo había, aunque de momento seguimos con las teorías, claro.... Besos reina

      Eliminar