jueves, 28 de noviembre de 2013

Hallazgo científico

Hola! qué tal? cómo andamos? todo bien? la familia? los niños?

Bueno, pues aquí estoy.

 La verdad es que os echaba de menos, y sé que es recíproco. Gracias por ser tan pacientes y entender que es dura la vida de los científicos de campo, máxime cuando somos una emininencia de reconocido prestigo en esta mi casa.

Hoy vengo para anunciaros (oigo en mi cabeza sonidos de cornetas que anuncian, espérate, no seas impaciente y lee) que he descubierto lo que hasta ahora ha venido siendo un misterio escurridizo aún para mentes tan privilegiadas como la mía.

Pues sí gente, tras una larga espera, tras un largo período de observación, y aquello de audaces fortuna iuvat, que es lo mismo que decir "joder que potra tienes tía" he descubierto, por fin, he resuelto, de verdad (estoy tan emocionada que me cuesta hasta escribir) he descubierto, decía, el inexplicable misterio de cómo es que las zapatillas que has dejado tiradas en la habitación de cualquier manera están perfectamente ordenadas cuando vuelves del instituto tía, qué fuerte.

Tengo la prueba gràfica. Ahí va:



Cómo lo ves
He pensado que como soy una mujer de retos, y una vez superado el primero, me voy a dedicar en cuerpo y alma a descubrir el proceso por el cual los gayumbos sucios que se caen tras el bidé, aparecen de forma misteriosa a los dos días (pongamos 3) limpios y doblados en el segundo cajón de la derecha, y siempre en el mismo cajón.

De entre todas las  prestigiosas revistas científicas que se han ofrecido a publicar mi trabajo, como Nature, la PNAS, la American Journal, etc. me he decantado al final por publicarlos en TUENTI, junto con una foto mía que me haría en el baño guiñando un ojo y en pose provocativa mientras sujeto la escobilla del baño en una mano y el spray limpia cristales en otra.  No sé como lo veis. Me gustaría conocer vuestra opinión.

Un abrazo gente



6 comentarios:

  1. Mi opinion es que la foto que dices del baño es imposible a no ser que tengas tres brazos.... o te metas la cámara o movil en la boca.... seria otra opcion.

    ResponderEliminar
  2. Sí, he de confirmarte que el sentimiento es recíproco. Con la boca abierta me dejas con tus hallazgos, nunca le habría encontrado explicación. Por favor, cuando tengas un rato libre, intenta estudiar lo de la ropa tendida, planchada y guardada, me trae de cabeza. Gracias por la pechá que te has echado esta mañana...!! http://universovarietes.blogspot.com.es/2013/11/eva-y-cayetano-el-desenlace.html

    ResponderEliminar
  3. Nada de hallazgo, que se ve que te lo has currao. Menos mal que no has tenido que salir por piernas en busca de aventuras por esos mundos de dios, como otros muchos. Gracias a ello podemos recrearnos no sólo con la brillantez de tus descubrimientos, sino también con la belleza de tu prosa.
    Gracias prima.

    ResponderEliminar
  4. Amos haber qué vemos, estimado "anónimo"
    ¿Tu No habías oído hablar de los temporizadores en las cámara de fotos y móviles? ;-)

    ResponderEliminar
  5. ¡Yo estoy deseando ver la foto! Ahora que lo dicho, ¡todo un descubrimiento! Mereces el Nobel sin dudarlo. MIl besos.

    ResponderEliminar
  6. Amos a ver, estimado Fernandin, me pones pruebas que para una mente limitada como la mía, son francamente insuperables. No, no había oído hablar. Y eso ¿qué es lo es? 8-).
    Yo mismo

    ResponderEliminar