lunes, 2 de febrero de 2015

Tu eres buena, tu eres lista, tu eres importante

Me gustan las listas.

Tengo listas de palabras nuevas que aprendo, listas de tareas, listas de lo que hay que comprar, de lo que algún día compraré... Me gusta, y además ahora me hace falta porque noto que la memoria me flaquea (eeeeis, ojito, que es por la saturación, no por la edad). Un día leyendo el mundo amarillo descubrí que no soy tan rara..

En esta lista de preferencias, jerarquías o simples menciones, en los escalones más altos, tengo ubicados en la lista de mi respeto y consideración a maestros, personal sanitario y quienes trabajan la tierra.

Y esto es así, hasta que las circunstancias afectan a uno de tus vástagos, a la carne de tus carnes, a los niños de tus ojos, y como diría Shakira, en ese momento "se me acaba el argumento y la metodología..." y entras en una dinámica de primero incredulidad, luego rabia y luego ira, que se me hacen tapón y me atraganto y me quedo muda.

Y así he estado casi dos años, muda, en lo que os voy a contar, que aunque rompa la linea editorial de este blog, he de contarlo. Hoy sí.

Mi niña ha tenido la desgracia (o suerte, que eso algún día se sabrá si la ha hecho más fuerte) de que le toque cruzarse con un personaje que es una borde, una mala persona y una mala profesional. Durante dos cursos. Su maestra de final de primaria.

Mi ex-xurro, que tiene un gran ojo clínico- y que es el más rápido a este lado de l'Horta, en sacar la máquina de etiquetar- en la primera reunión con ella  y a la segunda frase que pronuncia la "maestra", me susurra al oído: "esta está loca"

"yastamos" pensé yo. ¿Cómo iba a estar loca una maestra? Por Dios, si el personal docente está en ese escalón intermedio entre Dios y los arcángeles en que les ha ubicado en mi consideración?

Pues sí

No sé si está loca, pero inmundicia y toxicidad "full equip" con extras.

Igual le corta la cabeza a un gusano de seda con unas tijeras, que llama maricones a los alumnos que pintan utilizando colores, que les castiga a no comer que....

Si las notas van mal, por supuesto la culpa es de los niños que no estudian lo suficiente, los padres que no les ayudan, el director del colegio que le da órdenes para que no explique un problema de matemáticas... la lista es interminable de sinsentidos.

A ver, le pregunto yo, ¿pero qué pasa con la niña? no lo entiendo. ¿Es que no estudia? ¿No participa en clase? ¿no hace los deberes? ¿La ves que no se entere de lo que explicas? La respuesta era no, no, no -¿Entonces? - Que es feliz

Y la niña estudia y estudia, tiene un profesor de apoyo, y no sirve de nada. Porque el trabajo no se valora. Y no levantamos cabeza.

Yo que  la llevo a la psicóloga a ver si es que tiene dificultades de aprendizaje que mi amor de madre me ciega y no soy capaz detectar... y pasa el examen con nota. Y este ser, ante mi angustia por la impotencia de no saber qué coño pasa, me aclara en las reuniones que lo que le molesta es que le caiga la greña en el ojo, que cualquier día se la corta (que pruebe a ver)... que si tiene novio... que si va diciendo que es una gordita feliz....


Y yo rezando al resto de escalones celestiales para que pasara lo que pasara no se frustrara, que no desanimara y siguiera estudiando. Dándole ánimos, apoyándola, intentando que no tirara la toalla.



Tu eres lista, tu eres buena, no desfallezcas, estás trabajando bien, ten paciencia...

Y así ha sido

Menos mal que esta niña no se parece a la madre que la parió y tiene una autoestima que hasta ahora ningún personaje tóxico ha sido capaz de arañar

Y ya estamos en el Instituto.

Y la niña sigue trabajando, sigue estudiando y sólo recibe cariño y ánimos, y aplausos y felicitaciones, que me confirman lo que yo ya sabía, que es una personita excepcional, una gran trabajadora y que no había nada que solucionar porque el problema era la "maestra" y eso sólo lo solucionaba el tiempo y alejarse de este personaje.

Me gustaría pensar que esta entrada en el blog, es la tarta que Minie prepara en "Criadas y Señoras"
No me ha salido muy rica, igual luego la repito y le pongo más chocolate.

Porque ya sabes...














6 comentarios:

  1. De grandes madres están llenos los "grandes porvenires"...no todo se aprende en la escuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xurri. Hacemos lo que podemos, no? Pero nunca pensé que tuviera que protegerla de quién la instruye. Qué cosas!

      Eliminar
  2. ¡Ponle mucho más "chocolate"! ¡Qué rabia que malas personas como esa diga esas barbaridades y esté al cuidado de nuestros hijos! Y encima, ¡se ocupe de su educación! Por otro lado, te diré que gracias a Dios, nuestras hijas efectivamente no se parecen a sus madres si no que nos mejoran por triplicado. No tienen tantos prejuicios como nosotras y saben quererse como nadie las quieren. ¡Una bendición!

    P.d.: Me chifla la peli de "Criadas y Señoras" y también hago listas. ;D

    ResponderEliminar
  3. Puedo decir con orgullo que de toda mi vida académica y la de mis hijos, se habrá tenido más simpatía o menos, pero no tengo nada que decir en contra de ningún maestro o profesor. Al revés! Me parece una profesión vocacional que aprecio y admiro, pero en fin, siempre hay un garbanzo negro. Este personaje. en fin....
    Me chifla la peli, mucho mucho. Lo de las listas, ya es inevitable. Al final he claudicado y me he comprado una libretita rosa que llevo siempre en el bolso para mis cosas :-)

    ResponderEliminar
  4. Más que loca, según iba leyendo se me vino a la pelota que me adorna los hombros que en Asturias tenemos una palabra que define a esa gente :¡Babaya! que necesitaría una larga sobremesa con botella de vino para poder explicarte, pero que así a vuela pluma sería algo así como gilipollas irredenta tonta de baba con tendencia a ser una faltosa... (Úsase también en masculino)...

    ResponderEliminar
  5. Pues fíjate-tú, a mi me llegas a llamar babaya y no me ofendo porque me suena a bobalicona, tontorrona. Y de esto mucho.
    Esta mujer es peor, sabes por qué? porque no es mala a propósito. Estoy segura de ello. La violencia verbal, los golpes en la mesa, los castigos extraños, lo de culpabilizar siempre al otro...la mierda en definitiva, le sale sin querer... Y no sigo, que aún la adopto y me la llevo a casa... como soy de Babaya yo también, anda que....

    ResponderEliminar