miércoles, 14 de diciembre de 2016

Pastillas de colores

   Paso con frecuencia por una plaza principal de esta ciudad y vengo observando la evolución de unos locales comerciales, entre sorpresa y cierta envidia por esa capacidad de adaptación a las circunstancias micro y macro económicas. Qué ojo tienen, de verdad.

   Me explico:

   En los bajos de este céntrico edificio se ubicó en su día un despacho de abogados con un nombre que suena algo como "Le mutrua de la putrufuá" Publicidad, octavillas y lo que hiciera falta. No era UN despacho, era EL despacho, con tufillo evidente a franquicia pero que no tiene porque ser apriori malo.

   Al poco tiempo lo que era uno, se convierte en dos: Bajo derecha según miras, al que llamaremos A, el despacho de  Leputurru de lefuasuflé y bajo izquierda, que llamaremos B: una clínica estética, con su logo, su publicidad en autobuses, radio y prensa. Qué tiempos aquellos que todos eramos ricos y vivíamos por encima de nuestras posibilidades!

   Se pincha la burbuja, volvemos a ser pobres y como el oro es el valor refugio en tiempos de crisis, pues nada..... el local A, ahora es compartido por una casa de compraventa de oro. Local al que llamaremos AA.

   Se nos pasa la llorera de la crisis, y como las ganas de follar no nos la quita nadie que para eso es gratis,  y la vida sigue, y tu quieres que siga y quieres formar una familia pero ya te ha pillado en esa edad imprecisa entre que: acabas de estudiar, haces el master, te vas a Alemania a trabajar de electricista (por seguir con la tradición de tu tio paterno Julián, no creas) vuelves, te hacen un contrato de tres meses en el Mc Donalds y a nada que te entra la vena de tener niños ya tienes los óvulos y/o espermatozoides chuchurrios y necesitas ayuda profesional. 

   Pues bien, en el local antes A, ahora 1/2A y 1/2AA que donde caben dos caben tres, se abre una clínica de fertilidad. Local AAA.

   Clínica que tiene su logo, su publicidad, su todo. Nada que criticar mientras no sea el mismo personal el que igual te tramita un desahucio que te tasa los anillos que te insemina.... 


   Creías que me había olvidado de la zona B? noooooo
En la zona B, acaban de abrir... chantatachan-chan-chan.......... UNA CLINICA PSICOLÓGICA!!!


   Preciso que tanto AAA como BB siguen funcionando y abiertos al público.

   En este último negocio ya me he perdido.
  Algo pasa que no acabo de atinar como para que la misma persona que discurre sobre la conveniencia de abrir un determinado negocio en según que momento, ahora valore la conveniencia de hacer una inversión económica, que estimo importante, para abrir este nuevo servicio, o a lo mejor, el "ideitas feber" ha pensado que se necesita una meca de las peregrinaciones cuando no hay solución legal de tus problemas, el oro de la abuela que te dejó en herencia era de mala calidad, follas poco y mal y encima no hay forma de quitarte los quilos de más..... si no, no me explico el porqué de este negocio en este momento.

   Que muchos andamos mal de la pelota lo tengo claro, la vida no acompaña (no sé si es la vida o como nos la tomamos) y viene bien, según mi criterio el de vez en cuando pedir ayuda  para tener las herramientas para poder esta vida arrastrar. Y por supuesto consultar a un profesional siempre es preferible a buscar soluciones en internet o en manuales de autoayuda por bienintencionados que sean. Esa es mi opinión. 

   Pero una cosa son las circunstancias, y otra querida mía, la química, y el cuerpecito humano y sus sustancias. Que digo yo que debe ser que igual que te sube el colesterol o te baja el hierro puede ser que necesites que alguien te empuje la serotonina. Porque puedes tener mucha voluntad para afrontar el día a día, pero no todo lo puede la intención ni las ganas, que igual que una no se cura un cáncer por desearlo (y aprovecho para despreciar esta literatura dañina y culpabilizadora) en ocasiones no hay grandes retos ni dramas, ni traumas que afrontar pero el cuerpo dice que no, que no puede ya más, que sí, que tendrás salud, amor, y cuatro duros para gastar, pero que a él que le cuentas, que no puede más. Y te abandona

   Y como tu no estás para parar, con la que cae,  te vas a la farmacia consciente de que lo tuyo no precisa de grandes diagnósticos médicos y la única pretensión es te vendan vitaminas o un "algo" legal, y sales con una caja de pastillas de color rosa.

   Ya te dice el prospecto que lo que te vas a tomar también lo tiene el chocolate, pero no cabe duda que la pastilla rosa te va a hacer más efecto porque te ha costado 14 euracos.

   Una pastilla rosa. Podría haber sido blanca, pero no, es Rosa. Y viene en una caja rosa.

   Porque la azul es para otro tipo de incapacidad. Y es azul

   Yo le veo toda la intencionalidad del mundo y a qué publico va dirigida principalmente la pastilla, por mucho que en el anuncio salga un dibujo animado de un señor bajando las escaleras de lo que parece una casa en el Village neoyorkino. Las que no podemos con nuestra alma, y llegar a todo, y nos sentimos culpables por ello somos nosotras, las mujeres. Permíteme que generalice que para eso es mi blog y si no te gusta te vas del pueblo. 

   Las nuevas enfermedades del siglo: los transtornos de ansiedad, la depresión... eso leo en artículos como este. Y si eres mujer que vives por estos lares, más. 

  Pues si que va a ser este un nuevo nicho de mercado a explotar, querida emprendedora. Yo doy ideas...






No hay comentarios:

Publicar un comentario