miércoles, 7 de diciembre de 2016

Ya puedo con mi vida

 
 Es que no podía. De verdad. Mira que me esfuerzo y tengo cualidades para ver la parte positiva de las cosas, e incluso,  para ir un poco más allá, sacarle punta y que acabe siendo una situación cómica, pero es que llevo una temporada que no levanto cabeza. Ni puta gracia me hacía la vida y sus aconteceres. 

 
   Y así no se puede estar. Hasta un sarpullido me salió y un noséqué cutáneo que como vino se fue, cuando también me lo tomé a risa y dejé de fregar los platos. Ya te explicaré....


   En este "impas" he descubierto el DIY (Do it yourself, si eres divina de la muerte, si no también se le llama hacer manualidades) 

   Una trampa mortal. Ya he avisado. No entres que luego no se sale.

   Tu empiezas pintando cajitas de los chinos, luego ya las compras en tiendas especializadas y  subes un escalón más y te metes en el "decoupage"  para acabar buscando muebles en los contenedores de basura, siempre con la colaboración necesaria de tu hija que te grita desde el asiento trasero del coche: " Mamá creo que he visto una silla en aquél contenedor!!!" Y tu frenas de golpe, y pones los cuatro intermitentes en medio de la calle, porque no puedes dejar UNA SILLA desamparada y que te pueda acabar ROBANDO alguien. 

   Así que cargas la silla al coche, y la mesilla, y el perchero, y la estantería y....... pero ojito, que  esto no se llama síndrome de diógenes, que va! esto es una moda cool  y que te lleva de cabeza a engancharte a la droga dura de los sistemas anticarcoma y  la "pintura a la tiza" o Chalky paint a lo fino dicho, (que no necesita imprimación previa) y compites en redes sociales para ver quien ha "salvado" de la basura el mueble más sorprendente y/o ha hecho la recuperación más asombrosa,y entre vitores y aplausos de personas que no conoces y con las que te une la misma drogadicción,  ya te crees la restauradora jefe del Museo del Prado y eres feliz viviendo en ese submundo del Pinterest y sus tableros.

   Y como todo lo que hago lo hago con interés, dedicación y vocación, siempre hay quien medio en broma te dice aquello de "mira qué si pudieras vivir de esto!" porque el mundo del "emprendimiento" sobre papel, está lleno de casos de personas que han acabado siendo grandes empresarios y comenzaron destilando licor en el garaje de su casa, o pintores, o jardineros, o amantes de la pelota vasca que han triunfado, porque el amor al trabajo todo lo puede (me parto) y que han acabado viviendo de su hobby.

   Y yo que le doy vueltas a toda la información que me llega, también llamados "imputs"  de repente veo la luz: Ya lo tengo!

   ¿En qué podría ser yo especialista y tener hasta titulación si me convalidan la experiencia? Pues en relaciones de la cosa humana y afectiva y sus divorcios, separaciones y broncas varias. Anda que no sé yo ni ná! 

   Y como la otra parte que siempre va unida a estos temas del cuore es la parte de los dineros y  a mí lo de contar los dineros ajenos ya se me daba bien, pues esto más lo otro, ya me ves, de abogada matrimonialista andamos.


Qué? eh? 




No hay comentarios:

Publicar un comentario