lunes, 15 de enero de 2018

SOBRE EL ORDEN Y EL HUMOR

A Dios pongo por testigo que nunca quise ni pensé en darle este tono al blog. Me río y me sigo riendo de mis microdramas, de mis tribulaciones y anécdotas, porque me he propuesto, y me considero, una persona optimisma y un positivismo a prueba de desaires.

Pero este es mi blog y si no te gusta te vas del pueblo porque andamos reajustando matrix.

En ocasiones, como esta, pues chica, todo se derrumba. El novio te dice "ahítequedasmaricarmen" fallece un familiar muy querido y la vida te da un revés económico que te deja patas para arriba y con el refajo al aire. Sin glamour. Y no hay luz. Pero tu sabes que hay luz. Y sabes que todo pasa. Y que son fases, y que hay que pasarlo. Esto también. Si. Ya. Pero mientras ¿qué hacemos?

Soy consciente que el duelo tiene unas fases que hay que cumplir. Sé que el tema económico es cuestión de apretarse el cinturón, los puños y tirar para adelante capeando el temporal. Lo que he aprendido y a mí me ayuda para no perderme yo, ni dejarme arrastrar por la autocompasión quedesgraciadasoytodomepasaami o el terrible todoesunamierda, es  CUIDARME Y QUERERME y eso pasa por no machacarme ni cuestionarme, sino entender que no estoy en un buen momento, cuidarme, mimarme y quererme mientras escampa el temporal. Que escampa. Y sale el sol

foto: shutterstoch
 ¿Y cómo permanezco firme en la tempestad? Siendo ordenada. Con el orden y mis listas de cosas que cumplo a rajatabla para no acabar sorbiéndome los mocos (que si hay que ir se va) en el sofá rodeada de gatos.

Hago mi lista de tareas, que además son las que cuando soy "persona" me gustan: Mi café rico, luego  salir con los perros a pasear un par de kilómetros, luego un almuercito apetecible, pintar un mandala, o acabar el decoupage de aquella cajita, escuchar música..... y con una disciplina germánico-nipona organizo mis cosas y las pongo bonitas, y me siento orgullosa del cactus que he ubicado en el lugar correcto y de ver ordenado, por fin, mi cajón de las camisetas de felpa.

Y todo lo hago con mucho amor.

Como si me fuera la vida en ello y respiro las heridas. Cuando un pensamiento inoportuno viene a agredirme, a dañarme a decirme que no soy digna de amar o ser amada. Sé que no es cierto, y respiro la herida hasta que se me pasa. Porque pasa.



Y me rodeo de mis amigas que sé que me quieren. Y las busco y las encuentro, y nos reímos un rato.

Porque el amor nos permite vivir, pero el humor nos evita el malvivir

El humor y el exorcismo de escribir.


Y por si te sirve. Aunque te va a contar lo que ya sabes en tu interior . A mí esta forma de hablar que incluye neurotransmisores, hormonas y sustancias varias como que me lo creo más y lo interiorizo. Últimamente es lo único que escucho porque me hace bien.

Te pongo el primero que he encontrado en youtube. Tiene mil










No hay comentarios:

Publicar un comentario