jueves, 13 de diciembre de 2018

All I want for Christmas is.... food

Me gusta la navidad

Ya lo he dicho muchas veces, y lo repito, y no es por temas sentimentales, ni religiosos, ni por las vacaciones

Me gusta la navidad porque necesito fechas, hitos o momentos en que pueda parar. También me valen cumpleaños y aniversarios de lo que sea.

Me gusta por mi mala memoria y por mi saturación mental. Me gusta porque todos paramos y nos podemos juntar al menos una vez al año. Los que viven lejos vienen, y los que están cerca, pues les dedicas unos momentos.

En navidad me paro, y hago una de las cosas que más me gusta, dedicarte unos segundos, una frase, un buen deseo... porque te deseo lo mejor. Siempre. No debiera ser así, pero ahora que lo pienso...¿qué te voy a contar a tí que tampoco levantas el teléfono?! verdad?

Siempre me acuerdo de tí, pero en navidad, en tu cumpleaños, me permito el lujo de parar-parar para llamarte, saludarte, decirte el bien que me hace que estés ahí y que ya si eso quedamos un día a tomar café.

Los que os ofendéis porque sólo nos acordemos (saludemos, más bien) de vosotros en navidad, ya os lo podéis hacer mirar, y aplicar doble terapia de electroshock en las gónadas.

Porque si eres incapaz de ponerte en mis zapatos (cómo yo me pongo en los tuyos  al no reprocharte nada) y saber que la cotidianeidad me arrastra y me mata, mientras tu, pedazo de cabrón/cabrona, te imagino que estás en un puto pedestal en el que solito te has aupado, llevando la contabilidad al día de los agravios, desaires, o lo que sea que tu mente putrefacta interpreta mientras me ves correr.

No es que no eres persona empática, es que no te quiero en mi vida.

Aire!




No hay comentarios:

Publicar un comentario